El demonio de los árboles, los bosques y sus criaturas

 

In a Parallel Universe Very Very Near You

 

4º Eta4

 

- La tercera noche apareció con un vestido rojo muy vivo y preparó un fuego dos veces mayor que las noches anteriores. Su canto y el fuego reflejaban una furia apasionada. Yo anticipaba una resolución que había nacido desde el lugar más profundo de su ser y sufrí por lo que vendría. Dijo: “Señor de los bosques, los árboles y sus criaturas. Mi deseo es despertar a las personas de ese sueño para que encuentren su libertad como yo la he encontrado. La verdad es la llave para derrumbar el mundo de las supersticiones. ¿Cómo puedo vencer a la superstición?” Mi musa guerrera estaba resuelta a lanzarse a los brazos de la brutalidad de las bestias supersticiosas. Hubiera querido hablarle para disuadirla. Hay tantas otras cosas valiosas por aprender. ¡Nunca intentar salvar a los humanos ha traído fortuna a nadie! ¡Como si alguien pudiera salvar verdaderamente a alguien!

 

Eso es cierto. No se puede despertar a alguien. No puedo transmitirte la verdad pues tú debes verla por ti misma. Ciertamente un guía es de ayuda para que quien busque la luz de la verdad la encuentre. Pero quien no desea ver la verdad, ni desea ser despertado, debe dejársele a su suerte. Cada quien es libre de vivir en el sueño o pesadilla que le esclaviza.

 

- Dije en mi mente para ella: “El arma más poderosa de la superstición no es creer poderosamente en algo sino la negación a considerar una alternativa. Para ver hay que querer ver y alejarse del no querer ver. La negación es no querer ver y es muy poderosa pues su superstición es fuego que quema, aunque da cierto calor y abrigo; su miedo es como una espada afilada que te apunta y amenaza; su esperanza es escurridiza como el agua que de las manos siempre se escapa; y su negación, dura como la piedra que no se quiebra.”

 

- Ella frunció el ceño y preguntó con impotencia: “¿Por qué tan afilada, tan escurridiza y tan dura?

 

- Dije para ella en mi mente: “La razón es terriblemente simple: La repetición. Desde muy jóvenes las ovejas deben repetir una y otra vez la creencia, los miedos y la esperanza. Luego se les exige que se lo repitan los unos a los otros. Esto se hace por la mañana, tarde y noche. En la primavera, verano, otoño y el invierno. Cuando se desayuna, almuerza y cena. Cuando se celebra nacimiento y nupcias. Cuando se acompaña en el pesar de la enfermedad o la muerte. Esta repetición es lo que aviva ese fuego, afila ese acero, y pule esa piedra. Es la repetición de decirse la fantasía unos a otros una y otra vez, hasta convencerse que es la verdad. Tú has visto la verdad pues estabas lista. Ver la verdad no es una cualidad de los sentidos, es una cualidad de consciencia. ¿Alcanzas a ver esta negación en aquellos que deseas despertar?” En mi pregunta y su matiz buscaba que mi aprendiz entendiera el peligro que esto representaba. Deseaba tanto que siguiera otro camino, pero la elección no era mía.

 

Ella dijo: “La veo claramente, ¿Por qué nos negamos?

 

- Dije en mi mente para ella: “La negación es un recurso de la supervivencia y opera como un instinto. Cuando aprendemos algo dependemos de ello para sobrevivir y nos volvemos uno con el aprendizaje. Hacerlo a un lado por una verdad más profunda exige una fuerza de consciencia que no ejercemos aun cuando podríamos. El gran reto de los humanos es ver con consciencia plena mediante abandonar su negación. Aunque lograrlo colectivamente, todos los humanos eligiendo con consciencia plena, les tomará otros mil años de evolución. Estas son épocas donde la consciencia humana está sumida en una nueva oscuridad. He de advertirte que tus propósitos parecen tan improbables como el de una mariposa deseando cambiar el curso de los vientos aleteando fuerte en el sentido opuesto. Necesitarás entregar todo tu coraje, cambiarás poco, y te costará esta vida. Piensa muy bien en lo que he dicho, y tu siguiente pregunta la recibiré mañana.” Deseaba tanto que mi advertencia fuera escuchada. Ella miró a la fogata en silencio por largos segundos. Pude ver que de su ser emanaba una mezcla revuelta de desafío y miedo contenido. Dijo: “Gracias Señor de los Bosques, los Árboles y sus Criaturas.” Recogió todas sus cosas con la pesadez y resignación de quien prepara el cuerpo de un ser querido que ha muerto. 

 

El viejo mismo era esa imagen ahora. Esos ojos que miraban tan fuerte y que parecían poder aniquilar a cualquiera, ahora miraban con ternura a su musa guerrera recogiendo sus cosas. Sus manos en un gesto contenido por correr detrás de la mujer para detenerla. 

 

- La cuarta noche volvió a ser la misma imagen jovial e inocente de nuestro primer encuentro. Cantó con ternura. Con seguridad pensaba en todos aquellos oprimidos que amaba y que pronto despertaría. Su canto fue tanto para ellos como para mí. Recordando ese canto hoy comprendo que eran las notas de la aceptación de un sacrificio. Mi musa guerrera y soñadora. Habló: “¿Por qué las personas aceptan ser ovejas?

 

- Dije en mi mente para ella: “Las personas aceptan ser ovejas por su esperanza y su miedo. Todas las religiones son fantasías pero ofrecen la esperanza de una seguridad que les resguarde de sus miedos. Sin la fantasía de esa esperanza, y de frente a todos sus miedos, las ovejas se vuelven bestias despiadadas listas para matarse unos a otros por la mínima ganancia. ¿Habrá llegado el día en que las ovejas despierten de su mal y decidan juntas establecer un orden que sea bueno para todos y cada uno de ellos? No. Ese día está lejos. En ese orden las ovejas deberían encontrar la verdad, tener el coraje para aceptar la nueva verdad dejando ir las viejas ideas, y ejercer el temple para vivir bajo la nueva verdad. Tú has tenido logrado eso en unos pocos días pero eso es una cualidad rara. Pretender que los demás están listos para seguir tus pasos es otra fantasía, esta vez tuya. ¿Has intentado hablar con alguien para hacerle ver la verdad más evidente, sólo para encontrar una negación tan dura, que te hace preferir discutir con un muro? ¿Has mirado alguien que encontró una verdad, pero está tan consumido por el miedo de abandonar sus viejas ideas, que te hace preferir abandonarlo a su suerte? ¿Has visto a los que aceptan vivir bajo la nueva verdad, para pronto volver sobre sus pasos ante las primeras dificultades, y que te hace preferir unirte a un clan de lobos? Esto es lo que yo he visto una y otra y otra vez. ¿Cómo saber si estás frente a una multitud de ovejas eternamente ilusas?” Pregunté dejando al descubierto la única respuesta.

 

- Ella dijo: “Yo sé que las personas tienen el deseo de despertar de su pesadilla, que tienen el coraje para aceptar la nueva verdad, y que pueden sobreponerse a las dificultades de vivir con la nueva verdad. Sólo hay que darles una oportunidad. ¿Porqué las ovejas se negarían a despertar?"

 

- Dije en mi mente para ella: “¿Has visto como las ovejas se cuentan unas a otras las fantasías de su fé, reforzando así su creencia? ¿Como se animan las unas a las otras disfrutando de los cuentos y leyendas creadas con el propósito de controlarles? ¿Como se oponen pronto a cuestionamientos legítimos estableciendo así la primer línea de defensa de la negación? ¿Como son los primeros soldados en dar legitimidad a la fantasía? Es pertinente que tú sepas que es precisamente en las ovejas donde encontrarás a tu más formidable rival. Dos ovejas que nacen dentro de una cueva conocen sólo oscuridad. Una es curiosa y repta con dificultad para emerger de su cueva y encontrar este mundo de luz y vida que nunca pudo haber imaginado. La otra no hace esfuerzo por salir pues la cueva ofrece un refugio de sus miedos. ¿Podrían alguna vez ponerse de acuerdo en lo que es el mundo? para una el mundo es un paraíso de luz exquisita y lleno de vida; para la otra es un hueco húmedo, oscuro y frío, pero un refugio de los peligros del mundo. Si la primera intentara arrastrar fuera de la cueva a la otra para mostrarle esta luz y su vida, ella se enfrentará a la resistencia que aquella oponga. En tu noble propósito de despertar a tus amadas ovejas la resistencia que pondrán es su violencia y tu desgracia. Reflexiona muy bien en lo que he dicho, y tu siguiente pregunta la recibiré mañana.” Pude ver en sus ojos azules que había temor. Cayó en cuenta que aquellos a quienes deseaba despertar bien podrían ser sus detractores y verdugos. Dijo con el recato que da la precaución: “Gracias Señor de los Bosques, los Árboles y sus Criaturas.” Apagó el fuego con tierra húmeda que arrojó dando un fuerte golpe a la tierra suelta. Recogió sus cosas sintiendo una alarma de peligro que su instinto le clamaba y que ella deseaba ignorar. ¿Quizás el buen monje en la gloria de su sabiduría nos explicará a mí y al bosque porqué ignoramos las advertencias cuando estamos sumidos en el optimismo de nuestros propósitos?

 

Me miró con desprecio como si deseara abrir un hueco en mi frente. El peso de su mirada me hizo bajar la cabeza sumisamente como hacen los irremediablemente obedientes ante sus tiranos. Miré al pasto que reflejaba la luz del Sol de medio día en esa forma tan peculiar que lo hace ver como un paño de miles de brillos diminutos cuando se le mira como un todo. Posé mi atención ahí por un instante admirando ese tesoro de luz, aun embriagado por las sensaciones de debilidad, y una amargura fea y persistente.

 

- La quinta noche ella encendió un fuego dos veces el alto de ella que iluminaba las ramas altas de los árboles. Llevaba un esplendoroso vestido azul cielo y su cabello suelto. Cantó, y por primera vez, bailó para mí. Tenía sus párpados cerrados como disfrutando de un dulce sueño. Su vestido se mecía suavemente en movimientos de pasos cortos y lentos alrededor del fuego. Era como la visión de un bello árbol espigado meciéndose a merced de los gentiles vientos. Sus delgados brazos y finísimas manos danzaban en compañía de la música del viento de los bosques y las montañas. Su canto, su baile, la preparación de su fuego, y su sonrisa, eran su fiel ofrenda hacia todo lo que es gentil y delicado, renunciando al mismo tiempo y para siempre a todo lo que es brutal y violento. Dijo: “Señor de los árboles y sus criaturas. ¿Existe el mal puro?”

 

- Dije en mi mente para ella: “El mal puro existe claramente. El mal puro llegó a este planeta para destruir toda su vida y convirtió a su más bella creación, el ser humano, en una marioneta que llevara a cabo esta destrucción. La maldad ha crecido mucho, y hoy es un monstruo de miles de millones de cabezas que son todos los humanos y su cuota individual de maldad. La maldad viene con una ceguera de consciencia. Es por eso que ustedes los humanos no pueden detenerse en la destrucción compulsiva de toda la vida de su propio planeta. Ustedes son las marionetas de un veneno de consciencia. Los convirtió en una especie de muerto viviente que ya no vive sino sobrevive. Los humanos sufren pero no pueden detenerse en realizar las acciones que generan su sufrimiento. El veneno de consciencia devora esa energía de sufrimiento. Lo ha hecho por miles de años. Los humanos son todos sus esclavos. El veneno es sofisticado y muy capaz pues a cambio de tu sufrimiento te da placeres retorcidos mientras te succiona la vida. El veneno está devorando lentamente tu consciencia, tu consciencia que es algo mucho más grande y trascendental que tu mente y tu cuerpo, y ello lo logra a través de muchas reencarnaciones. Cuando el veneno ya te tiene demasiado devorado es cuando amas tu malignidad más que a ti mismo. En esos casos ya estas perdido y en tu siguiente muerte acabarás en la panza del veneno de consciencia que es un limbo de oscuridad y soledad por toda la eternidad. ¿Habrá infectado este mal a otras criaturas? ¿Son las criaturas bestias? Un león ataca a su presa con gran agresión para garantizar matarle y devorarla, no devora más de lo que necesita. Ese león luchará con otro león con gran fuerza por el derecho a reproducirse, pero no le matará por venganza si aquel huye. Eso es salvaje y violento, pero no es maldad. Las criaturas hacen daño a otras por supervivencia. El humano es la única criatura capaz de hacer maldad por sacar algún provecho y por ello es la bestia. La maldad busca satisfacer sus pasiones retorcidas de violencia, codicia, gula, desprecio, dominio, sometimiento y muchas más. Estas pasiones desbordadas son el narcótico de un humano adicto a sus adicciones que son como una comezón insidiosa que crece cuanto más se rasca. La maldad da su golpe más brutal cuando el humano hace daño impunemente y se escuda declarando que su actuar es legítimo por el derecho que le dan dioses y ángeles, diablos y demonios, el país y la patria, la tierra y sus espíritus, las leyes y las doctrinas, el padre y la madre. Justifica su maldad con las fantasías que él mismo creo. La maldad es sólo humana y es también una ceguera de consciencia. Es por eso que están acabando con todo y no se dan cuenta.” Ella caminó un poco con manos abiertas al cielo, su mirada clavada en alguna parte de la tierra, suplicando alguna clemencia.

 

- Ella dijo: “¿Cómo haremos para acabar con el mal?

 

- Dije en mi mente para ella: “Arribar a la consciencia pura significa expulsar completamente al mal del cuerpo humano. Al arribar a esa consciencia pura se ve claramente y sin obstáculos el milagro que es la vida. Se ve con claridad la locura que es crear daño a criaturas pequeñas y grandes; a las plantas, árboles y bosques; a los lagos, ríos y mares; y a los humanos también. Se acepta que lo que se tome del mundo sea por sobria necesidad. Se comprende que este es nuestro único paraíso al que debemos cuidar, honrar y respetar. Imaginamos paraísos en la vida después de la muerte, soñamos con ellos, los ilustramos, les hacemos poesía y canto. Todo ello inspirado en el único paraíso que realmente tenemos, y que realmente existe, ¡ESTE AQUÍ!”

 

Exhalo esas palabras con fuerza desde dentro de su estómago como un dragón exhalando fuego. Mantenía sus brazos estirados y la mirada fija, mostrando con desesperación el tesoro que era el bosque donde nos encontrábamos. Este era el único paraíso. Le acompañé en su ira de no comprender por qué los humanos insisten en menospreciar lo que tienen frente a sus narices: Un paraíso radiante y maravilloso. ¿Qué otro paraíso mejor se podría imaginar? Y sí, en estos tiempos el paraíso estaba en decadencia por el actuar de los humanos. Los únicos capaces de maldad. La bestia que debe ser aniquilada…  ¡HEY! ¿Qué te ocurre? Vuelve a tu camino monje caminante. Me encontré con la desesperanza y me abracé a ella. Me sacudí esas sensaciones pero me costó mucho esfuerzo. Casi no lo logro. Me sentí muy cansado y ahora entumecido. El viejo pasó a estar furioso, vociferaba.

 

- El humano que se desborda en sus instintos, pasiones y placeres devorándolo todo. Pequeña bestia glotona. Supervivencia... ¡No glotonería! Esa compulsión del glotón por adquirir, consumir y acumular más y ¡más! y ¡MÁS! ¿Qué dignidad y que belleza hay en ello? ¿En pretender ser dueño de una tierra? y luego !otra!, ¿¡y OTRA!? ¿La tierra que es perpetua y temporal el inquilino? ¿En atiborrarse la barriga creciéndola hasta parecer tener vida propia? ¿En regodearse con halagos y elogios en una fantasía de belleza y eminencia que no están ahí? ¿En someter a otros por el retorcido placer del tirano? ¿En asegurar que poseen toda la verdad cuando no pueden ver lo que está frente a su nariz? ¿Porqué no se preguntan así mismos porqué no pueden detener a su bestia interna? ¡Bestia ciega y glotona! ¡Esclava y amante de sus ilusiones y sus perversiones!” Quedó un largo silencio, luego ella hizo su siguiente pregunta.

 

- “Señor de los Árboles y las Criaturas, ¿Hay alguna esperanza para los humanos?”

 

- Dije en mi mente para ella: “Ellos decidirán. Siempre han habido épocas de oscuridad en su historia donde su maldad los golpeó sin clemencia. Luego vino la paz siempre temporal, y luego la reflexión siempre bien intencionada, de no permitir que se repitiera la brutalidad y la crueldad. Luego vino la oscuridad nuevamente, y la reflexión otra vez. Esto se ha repetido demasiadas veces. Hoy la oscuridad lo abarca todo. Olvídate de salvarlos. Entrégate a la luz mientras vives en su mundo haciéndoles creer que te has rendido a la sombra de su superioridad, que estas embriagada de sus fantasías, y esperanzada de sus ilusiones. En nuestro próximo encuentro te mostraré como arrojar al mal fuera de tu ser. Te ayudaré a entrar en el camino que te llevará hacia tu propia luz, y si te llegaras a perder en ese camino, estaré aquí cada noche para ayudarte a que te vuelvas a encaminar. Un día encontrarás tu luz más pura, y otro día hallarás a alguien listo para encontrar la suya propia. Entonces ayúdale a ella y a todos a quienes quieran arribar a su luz. Pero recuerda que la primera intención debe ser de ellos. Medita lo que hemos hablado, y prepara un espíritu poderoso para lo que mañana te espera.” Ella estaba entusiasmada y con ánimo feroz dijo: “Gracias Señor de los bosques, los Árboles y sus Criaturas.” Le tomó algún tiempo apagar el fuego con tierra suelta, por momentos el fuego no cedía pues había tomado vida propia, quizás sugiriendo que la conversación continuara. Yo miraba cada uno de sus movimientos en su afanoso esfuerzo por apagar el fuego. Todos sus movimientos llenos de gracia inclusive para un acto embarazoso. Algunas personas iluminan el mundo con la gracia que emanan sin esfuerzo, así como el sol le da su vida a las flores. ¿Es la belleza de la madre tierra, o es la del padre sol, la que miramos en las flores buen monje?

 

Yo seguía inmerso en el sueño de escuchar su historia. El viejo quedó en silencio y cuando miré hacia arriba para verle le encontré mirándome de perfil, con una amplia sonrisa y ojos coquetos, manos en la cintura y un pié adelante, en la pose clásica de conquistador. Su versión de la flor que muestra su belleza y vigor, en el logro de haber devorado mucho sol. Estaba seguro que el viejo había rejuvenecido otros veinte años. Si cuando lo encontré por la mañana parecía un anciano de cien años ahora parecía un gallardo caballero de unos sesenta. El pareció reconocer mi asombro y continuó para no darme oportunidad de decir nada.

 

 

Om Shanti

See For Yourself

Twitter -- http://twitter.com/omiqron8

Important

Let me take you on a trip. This is an immersive experience so I recommend the use of decent 'over-ear' headphones. 

 

Please take care of your ears so adjust the volume carefully.